Casa de muñecas

Casa de muñecas es una obra teatral escrita por Henrik Ibsen en el año 1879. El autor de origen noruego, trabajó como ayudante de un boticario y terminando la escuela empieza a cursar la carrera de medicina. Sin embargo, no terminó los estudios de medicina pues su pasión por la literatura fue más fuerte, empezó a escribir poemas y dramaturgia. A partir de 1870 comienza la etapa en la que Ibsen escribe sobre temas sociológicos, la primera obra de este período fue Las columnas de la sociedad (1877) y dos años más tarde su obra cumbre Casa de muñecas

Esta obra narra la vida de un matrimonio que se ve, en principio, muy estable y feliz. Torvaldo es una persona muy conservadora, con valores muy elevados, incapaz de dejarse corromper y a quien le importa mucho lo que opine de él la sociedad. Nora, una mujer muy alegre y divertida, que siempre ha buscado la felicidad de su hogar. A ella no le importa transgredir algunas reglas, mientras haya que priorizar el bienestar de su familia. Aparece como una mujer inmadura y despilfarradora, que esconde un gran secreto, ese mismo que le genera un gran orgullo, pero también grandes preocupaciones. En esta obra Ibsen incorporó una narrativa inversa, en la cual los tiempos no se respetan de manera lineal. Esta aparente felicidad en la que viven los Helmer, se irrumpe cuando Torvaldo descubre el secreto que Nora ha guardado durante muchos años. El esposo tierno y complaciente que era, ahora subestima y humilla a Nora, al punto de prohibirle la educación de sus hijos. Ella se siente muy afectada por las palabras tan hirientes de su esposo, y sobretodo su incapacidad de comprenderla, porque lo que ella hizo fue por salvarle la vida a él y por el amor que le tenía. En ese momento, ella se da cuenta de que todos esos años lo único que hizo fue tratar de divertir y agradar a su esposo y a su familia, dejando de lado sus propios pensamientos, sentimientos y decisiones, siente que durante todo este tiempo ha sido una muñeca que pasó de las manos de su padre a las de su esposo. Por ello, decide dejar a su esposo y a sus hijos, para reencontrarse con ella misma, en la soledad.

Cuando yo estaba en casa de papá, me exponía él sus ideas y las compartía yo; si tenía otras por mi parte, las ocultaba, pues no le habría gustado. Me llamaba su muñequita y jugaba conmigo como jugaba yo con mis muñecas. Después he venido a tu casa…

Ibsen aborda los convencionalismos de la época y da una gran crítica de la sociedad que prefería vivir de las apariencias Sin duda, fue una obra revolucionaria en su tiempo, que causó escándalo, ya que la mujer tenía muy poco protagonismo en la sociedad y un rol subordinado dentro del matrimonio. Por eso, Casa de muñecas es considerada una de las primeras obras de la corriente feminista. A mi parecer, la verdad debió ser revelada desde un principio, la protagonista tuvo buenas intenciones cuando hizo el préstamo, porque según ella ese viaje que harían a Italia le salvaría la vida a su marido, quien se encontraba muy enfermo. Sin embargo, el medio que utilizó para obtener el préstamo y el hecho de ocultarlo a su esposo hizo que esa acción se convirtiera en una bomba de tiempo que perjudicaría  su matrimonio y a toda la familia. Por otra parte, la reacción de Torvaldo fue desconsiderada, no le importó el motivo real que llevó a Nora a hacer eso, sino que más le preocupó lo que piense la gente de él. Pienso también, que hay un tiempo en el que uno reafirma sus pensamientos, ideas y decisiones, un tiempo en que uno se encuentre en soledad, la cual es necesaria para conocernos mejor, y ese tiempo se debe dar en la soltería. Sin embargo, los tiempos son distintos, en esa época a las mujeres les arreglaban el matrimonio, ni siquiera tenían el derecho de elegir cuándo y con quién casarse, esa falta de libertad es la que abrumó a la protagonista de esta obra.

¿Qué pasará después? Acaso, el amor de sus hijos no la hará volver? ¿Logrará Nora su anhelada liberación? ¿Será feliz lejos de su familia? Ibsen deja el final a la imaginación de los lectores. Sin embargo, hay un dato anecdótico, pues en el 2017, el dramaturgo norteamericano, Lucas Hnath, publica Casa de muñecas 2, el regreso de Nora. Sería interesante saber qué final le pone este escritor a esta historia.

En el año 2013, tuve la oportunidad de ver esta obra en el Teatro La Plaza, muy bien representada por Jimena Lindo y Paul Vega, bajo la dirección de Jorge Villanueva.

Jimena Lindo y Paul Vega, en su representación de Nora y Torvaldo de la obra Casa de muñecas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: